miércoles, 22 de diciembre de 2010

INVIERNO

Photobucket
CAPITULO FINAL V:  Aquella Noche....Y un Mismo Día


-Bien...- estaba demasiado inquieta por saber todo y al ver que ellos no empezaban...
-Ok Emma, ...dime todo lo que recuerdas- Jared pregunto inclinandose hasta mi altura para poder tomarse las manos.
-Bueno...- enarque las cejas y cerre los ojos tratando de recordar hasta el ultimo detalle- recuerdo que fuiste a buscarme a eso de las...6 de la tarde, luego fuimos con Emmet en el auto hasta la casa de Jessi....Jess- me habia olvidado por completo de ella y temi por eso sin saberlo, mire a Jared y a Emmet.

-Sigue Emma- Jared me apreto las manos y me miro preocupado.
-Jessi ¿esta bien?..., mi amiga tiene algo que ver en ¿esto?- senti mi respiracion agitada.
-Emma- Jared me toco de manera delicada el menton, mientras que con su mirada me pedia seguir.
-Esta bien..- respire hondo- llegamos a casa de Jess, aun no habian llegado el resto de los invitados a la fiesta... asi que.. ustedes se quedaron sentados en la sala, y yo.. fui a la cocina con Jess para ayudarla con los bocadillos...- pare un momento, esto no tenia sentido.

-Prosigue- Jared volvio a insistir.
-Jess... me comento que sus padres en los Angeles se habian separado y que realizaba la fiesta con sus amigos mas cercanos para despedirse  debido a que se hiba a vivir al extranjero... asi que no sabia cuando volveria...- que demonios tenia que ver la historia de los padres de Jess!, si es que se les podia llamar asi, ya que no veian ni velaban por su hija desde que cumplio los 15 años.

-Sigue- mire fijamente a Jared, ¿que se proponia?
-Ok- ya me estaba fastidiando todo este rolllo- bueno, y paso creo..¿una hora?, y los chicos que faltaban no llegaban, asi que...Jess los llamo y ellos se disculparon por no poder llegar a la fiesta, debido a .. no se que, pero Jes los entendio...debieron tener una buena excusa...
-Emma, no te distraigas- la voz de Jared corto las alas de mi mente, que en ese momento trataban de imaginar cual habia sido la excusa de esos chicos.

-Bueno, bueno- me senti algo irritada, y escuche a Emmet soltar una pequeña risita- ya pues, Jess dijo que entonces celebrariamos solo nosotros cuatro...- note que el timbre de mi voz sonaba histerico, asi que respire hondo para relajarme y continuar.- Jessi me pidio que la ayudara a sacar los bocadillos al comedor,...acomodamos todo.., pero ella volvio a la cocina para traer una ttera de porcelana con el chocolate caliente que recien habia preparado- unas imagenes confusas empezaron a cruzar mi mente- ella resbalo y callo sobre la tetera echa añicos...- comenzo adolereme la cabeza y un escalofrio recorrio mi cuerpo, mi respiracion parecia detenerse- habia...sangre- dije en un susurro

-Emma... recuerdas algo mas¿?- Jared me veia con atencion y Emmet se sentaba en el otro sofa cubriendose el rostro con ambas manos. Cerre los ojos con fuerza....., en mi mente no habian mas recuerdos.
-No

Jared  miro a Emmet y se levanto para apoyarse con ambas manos sobre la pared dandome la espalda, yo no sabia que decir ni hacer, pensaba en Jess.

-Jessi...
-Esta muerta- finalizo Emmat- esta muerta por mi culpa...

Senti un golpe en el pecho, mientras veia en mi mente el rostro sonriente de mi Jess, mi amiga...

-Jared...- mi voz sono como una suplica, Jared se volvio y me miro con desesperacion, pero no se acerco.
-No me pude controlar...- Emmet me miro- Emma, tu te acercaste a Jess para ayudarla... y te manchaste con su sangre...- Emmet se paro y se coloco detras del sofa apoyandose en el respaldar con las manos- el olor era insoportable para mi... Jess estaba tendida y tu te movias airando el olor...quise atacarte... pero Jared, el se interpuso entre los dos dejando a Jess sola y ... no pude.

Emmet parecia llorar dentro de si, me desesperaba ver su rostro, estaba horrorizada, pero... era Emmet, esto era una pesadilla, el no haria daño a Jess, el no lo haria.

-Tu, al ver la escena..., no parabas de gritar, te descontrolaste y todo empezo a  explotar...queria que te calmaras, pero estabas en shock Emma- Jared seguia al lado de la pared, hablando con un tono de suplica en sus labios, su rostro era hermoso- Le pedi a Emmet que te borrara de la memoria ese momento...- Se volvio y se paso la mano por el cabello- Se suponia que no recordarias nada de ese dia!- Jared estaba alterado, y sus facciones se volvieron toscas, - pero al parecer algo salio mal, y ... no se borro por completo, te lleve a casa y ...

-Por eso llegue gritando y lloarndo- dije mecanicamnete al recordar las palabras de Rita en el desayuno- tu me llevaste a mi habitacion y ... cerraste con llave..., estuviste con migo.. por eso cerraste.
-Si- Jared se calmo un poco.
-Pero... ¿porque no recuerdo esa parte?, ¿porque no recuerdo que hayas estado conmigo?
-No lo se...
-Talvez, no pude borrar por completo tu mente por.. el estado de shock y ..lo alterada que estabas...creaste una barrera, te protejiste..pero una vez que te calmaste, la barrera se rompio y borro, lo ultimo que viste....

Emmet y Jared quedaron en silencio pensando en su ultima teoria

-Es lo mas probable Emmet- dijo al final Jared.
-¿Y porque dices que las cosas explotaron?

Jared me quedo mirando confundido al igual que Emmet, como si mi pregunta estuviera fuera de lugar o .. fuera tonta.

-¿Como que porque?- pregunto Emmet
-Dicen que las cosas em pezaron a explotar..
-Porque te alteraste Emma- respondio Jared
-¿Por que me altere?

Jared se acerco, se inclino y me miro intrigado

-Emma...sabes el don que tienes ¿verdad?
-Don- de que diablos me hablaba
-Puedes llenar de energia y mover las cosas con tu mente Emma.

Me quede observandolos, pero.. ¿que?

-Dime cuantas veces has roto cosas cuando te enojas o te alteras- dijo Emmet, y me quede pensando en el desayuno y la mesa del comedor que luego Tom compro.
-Tienes un gran don Emma- Jared me miraba con ternura- es por eso que vinimos aqui...
-No entiendo- me sentia mareada con tanta informacion, y no dejaba de pensar en Jess
-Yo te vi en una vision, vi... tu don- hablo Emmet.
-Somos nomadas, porque huimos de otros clanes mayores en experiencia y en numero que nosotros..., aprendimos a beber de animales para no llamar la atencion de nuestros enemigos- menciono Jared
-Pero... aun nos cuesta el estar alejados de la sangre humana- dijo Emmet
-Cuando Emmet te vio, supimos que serias un buen elemento en nuestro clan, es por eso que vinimos...- Jared se sento a mi lado con la cabeza gacha- la idea era..., convertirte en uno de los nuestros, pero.. cuando te vi...
-En mi vision Jared no aparecia atraido por ti, y eso.. detuvo todo.
-Cuando te vi, supe que no podria, y aunque lo intente, no pude y ahora con lo de Jess... ambos sabemos que no podremos parar.

Había oido lo suficiente, pero no sabia que pensar, me dolia el pensar en Jess y ..

-Como que ...¿no me convertiras?
Jared me miro con una mueca de dolor

-Emma no podemos hacerlo
-Pero tu te controlaste con Jess...
-No, Emma... yo tambien bebi, solo que no lo recuerdas.

El pecho me dolia y mis oidos zumbaban

-Me prometiste que iria contigo...
-No lo haras- Jared se levanto y camino a lo largo de la habitacion- Emmet y yo nos iremos esta noche..
-¿Que?- mi respiracion se volvio agitada y los vidrios de una ventana empezaron a vibrar, Jared se acerco rapidamete y me abrazo- No te puedes ir.
-Calmate Emma
-No me puedes dejar aqui, no puedes- los cristales dejaron de vibrar y Jared me tomo de las manos sin mirarme a los ojos.
-Tu... no recordaras que estuve aqui- su voz parecio romperse al final, mientras mi aliento desaparecia.
-No..., no Jared, no hagas eso, no hagas eso- mi voz se corto y de ella salian llantos y suplicas, Jared se levanto y me tomo en sus brazos, me abrazo con una ternura y fuerza como jamas lo habia echo, mi corazon latia con fuerza mientras mi mente solo ordenaba no despegarme de el.

-Te amo demasiado Emma, como para no ponerte en peligro, tengo que protegerte y lo hare siempre- podia sentir el aliento de Jared por mi cuello al hablar- hemos atacado a un humano y los otros clanes lo sabran, ellos vendran a seguirnos aqui, no necesitamos eso.

Jared tomo mi rostro en sus manos y me beso con rudeza, pero yo le respondi con toda la dulzura que podia, mientras sentia a mi alma irse. Jared se aparto, dejando paso a Emmet que me miro con tristeza y ternura.

-Te quiero Emma- finalizo Emmet colocando sus manos en mi cabeza y cerrando los ojos. Jared me miraba con dolor y mi corazon se partia en cada latido.

Estaba sentada bajo un arbol con muy pocas hojas, el viento empezaba a soplar con fuerza y yo me preguntaba ¿que hacia alli?, me levante y de mi regazo rasbalo un libro, lo tome y lei en el titulo "Romeo y Julieta", no recordaba haberlo comprado...., pero igual, talvez me habia quedado dormida leyendolo...

Comence a caminar hacia mi casa, sentia mucha hambre y un ligero dolor de cabeza, sentia los ojos hinchados, como cuando lloraba demasido, pero lo asocie tambien a la buena siesta que me habia pegado con ese libro, y es que lo romantico era bastante arrullador para mi.

Llegue a la esquina de mi casa y note que un auto estaba astacionado frente a tres casas anteriores a la mia, pase por su lado y vi en el asiento del copiloto a un muchacho bastante palido y con ojos muy claros; era muy simpatico pero, al pasar me miro con tristeza y ....¿dolor?, ¿que le habria pasado?, continue caminando y llegue a mi casa, pero decidi quedarme sentada en el descanso del recibidor un momento.

Continue mirando el auto y pude notar que al lado del copiloto, habia otro muchacho igual de palido, pero mas fornido y tambien tenia esa rara expresion de tristeza en el rostro.
El muchacho fornido le dijo algo al copiloto y luego este prendio el motor y al pasar despacio frente a mi casa, el copiloto volvio a mirarme, sonrio y acelero, mientras yo quede mirando como se perdia el auto en el horizonte y como sentia una rara sensacion de vacio en alguna parte de mi alma.

Me levante y entre en la casa, mi vida era asi, y asi seguiria siendo...., Romeo y Julieta es una porqueria, no entendia el significado del sacrificio de Romeo...¿algoa asi ocurriria con migo algun dia?....
Rita preparaba la cena, se le veia muy contenta y Dulce Maria ayudaba a Rita, mientras conversaban sobre una chica llamada Jessi que al parecer habia desaparecido...

-¿Algo nuevo hermanita?- Dulce pregunto.
-No, nada nuevo...solo esta mentira de Shakespeare- dije mostrandole el libro que deje sobre el sofa al entrar.
-¿Puedo leerlo?
-Claro, ya me se todo el argumento, asi que nos e ni para que lo compre..- subi a mi habitacion.
-La cena estara en cinco minutos!
-Bajare!- dije al oir a Rita anunciando la cena, me parecia rao verla tan suelta.
Me tumbe en la cama mirando mi misterioso techo blanquecino e imagine el rostro pálido y sonriente de aquel muchacho del copiloto convertido en un Romeo,..mi Romeo.



Este es el ultimo capitulo!!! .
Gracias por haberme leido en este comienzo
No olviden que Si les gusto, dejen su comentario, solo así seguire con otro proyecto. 
Que pasen una Feliz Navidad y Prospero año! 


jueves, 16 de diciembre de 2010

IVIERNO

Photobucket
CAPITULO IV: Tan Cerca

El viento frio soplaba muy fuerte y senti mi rostro entumecido, mis labios se cuartearon y mis ojos parecian convertirse en cristal. Mis zancadas eran largas y apresuradas, no quería perder ni un solo minuto, aunque sabia que Jared aun no estaría ahí, salvo, que Emmet ya le haiga avisado...
Mis manos sumergidas en el fondo de mi chaqueta, estaban tan contraídas que podía sentir la dificultad de la sangre para seguir irrigandolas.
Todo mi cuerpo temblaba, pero no quería seguir corriendo, ya no podia, me dolia el pecho que mezclada con mi angustia, me hacia mas difícil respirar.

La casa de Emmet quedaba a 12 cuadras de la mía, era un camino largo, pero quería recorrerlo, necesitaba hacerlo.

El camino estaba desierto, todos los habitantes acosados por el intenso frió que amenazaba en soltar ya sus copos, yacían en sus casas, al lado de un gran fogón. Me sentía sola, muy sola, como cuando estaba en el orfanato y luego, en  mi nuevo hogar, que raro era tener una familia..., personas a quienes no conocías, pero quieren formar parte de tu vida..

Las casas parecían desiertas y las pocas hojas de algunos arboles parecían gritar, al ser azotadas por el viento.Me sentía vacía, como si no estuviera pisando tierra, sino flotando en un mundo inexistente.

En la doceava cuadra, al final de un gran trecho y mucho después de finalizada la hilera de casas, divise la de Emmet, y recordé cuando lo conocí en el verano, aunque claro, aquí en Winnipeg (Canada), el verano  parecía un ligero invierno, fue una semana después de conocer a Jared, ambos eran chicos muy raros, pero por alguna razón me inspiraban una confianza que no hallaba con otros...

Llegue frente a la verja de una casa un poco descuidada..., tenia un gran jardín en los laterales de un angosto camino que terminaba en un descanso hasta la entrada, la casa era de un piso, con paredes blanquecinas y techo azul, siempre me pareció un hogar vulnerable al estar tan apartada del resto y aun me lo seguía pareciendo.
Empuje la verja y me adentre en el camino hasta llegar a la puerta de entrada, toque una vez y volví a tocar de nuevo sin obtener respuesta.

-Emmet!- grite desesperada, tenia que estar!, pero nadie abrió la puerta.
Me quede frente a la entrada un momento pensando a donde podría haber ido Emmet y que debía de hacer ahora, no quería volver a casa hasta saber todo, así que me senté en el descanso a esperar que Emmet llegara, mientras me abrazaba tratando de entrar en calor.

No tarde mucho en esa posición ya que un auto se estaciono frente a la casa y de el bajo Emmet, que alivio sentí, me levante y espere a que se acercara para poder saludarlo.

-Emma!- dijo Emmet acercándose, mientras sonreía. Era un tipo bastante alto y muy bien parecido, tenia al igual que Jared los ojos claros y tez pálida, pero su mirada era mucho mas profunda, como la de Rita, y eso, me asustaba un poco.

-Emmet!- me colgué de su cuello y lo abrace con todas las fuerzas que tenia, me sentí en calma, todo estaba bien, salvo que tuve aun mas frío en contacto con su pecho.

-Vaya, no me esperaba tal recibimiento- dijo despeinándome un poco.
-Me alegra verte Emmet- lo solté y me arregle el cabello revuelto.
-Bueno... también me alegra verte- me paso un brazo por el cuello- ¿entramos?, debes estar helandote.

Asenti y entramos juntos en la casa. El interior era bastante pequeño pero acogedor; habían dos muebles de uno y tres asientos, una mesa pequeña entre ellos y un televisor también pequeño frente a la mesa; me pareció la casa de los siete enanos, solo que debes de Blancanieves, habían dos vampiros...

-Am.. Jared vendrá luego, fue a ...ver unos asuntos, así que...mejor lo esperas sentada ¿no?
-Bien...-sonreí un poco mientras me sentaba en uno de los muebles y Emmet prendía la tele. Note que tan solo llevaba un polo liviano y me pregunte si el sabia algo de aquella noche.

-Emmet...
-Emma, espera....-dijo rápidamente y mirándome- escucha... fue mi culpa ¿si?, Jared tan solo hizo lo primero que se le paso por la mente y ... lo lamento Emma, perdón.

Me quede confusa, ¿de que me hablaba?

-Perdón...¿ porque Emmet?, ¿que me hiciste?

Emmet se paseo frente a mi de un lado a otro

-Es mejor que esperemos a Jared,...ya le habise que venias mas temprano, así que ya debe estar cerca.
-¿No me lo puedes decir tu?
-¿Quieres tomar algo caliente?, compre algunas cosas cuando vi que venias temblando...si quieres vamos a la cocina ...
-Ok- suspire, era una perdida de tiempo convencerlo si el no quería hablar.

Avanzamos a la segunda habitación, la cocina, era bastante reducida, y a simple vista muy desordenada, ya que habían cientos de empaques y botellas de diferentes productos vacíos por doquier, con el fin,  claro, de aparentar ante inesperadas visitas.

-Ehm... disculpa el tiradero, pero sabrás que.. no podemos correr riesgos.
-No hay problem- reí un poco mientras tomaba un empaque de cereales light, algo que jamas imaginaria viéndolos comer, aun si es pudieran.
-Bueno, la cocina es toda tuya..., no esperabas a que cocinara yo ¿verdad?, no soy nada bueno en eso.
-Emmet, ni siquiera te gusta entrar aquí.
-Si, es cierto, bueno entonces...- Emmet cerro los ojos un momento- apresúrate, Jared ya casi esta aquí.

Prepare un poco de chocolate, mientras Emmet veía la TV y gritaba lo imbécil que era un jugador por no haber parado un  touchdown. Fui a sentarme junto a el en espera de Jared.

-Si tan solo pudiera jugar!, les daría una paliza a esos imbéciles.
-De echo Emmet, yo seria tu fan numero uno.- los dos reímos, era reconfortable estar con el y casi ya había olvidado a que había ido.
-Caramba!,. hasta que llegas- dijo Emmet cuando Jared se asomo por la puerta.
-Emma- Jared se acerco y me abrazo tan fuerte que creí que me rompería los huesos en cualquier momento.
-Jared, tenia que venir antes, tienes que explicarme todo, ya.

Jared me miro con aire de furia y tristeza, mientras yo al verlo a si temí, por algo que no conocía.

-Jared..., no quise adelantarme, pero solo atine a ..disculparme.
-Bien Emmet, pero quédate aquí, te necesitare...- Jared menciono la ultima frase mirándome, mientras Emmet se levantaba del sofá para apagar la TV.
-Emma, siéntate.

Asentí y me senté, pero Jared y Emmet se quedaron parados frente a mi, no entendía porque tanto misterio, pero pude notar lo enorme que se veía Emmet al lado de Jared.  Bien, me dije para mis adentros , ahora si, agárrate, porque estos chicos se viene con todo.





Se acerca el ultimo capitulo!!! .Si les gusto, dejen su comentario, solo así seguire con este proyecto.
Gracias por leerlo!

domingo, 12 de diciembre de 2010

INVIERNO

Photobucket
CAPITULO III: Cabos

Me pasee por la habitación tratando de encontrar algo que me inspirar en una mentira, pero la única que hallaba, era lo poco o nada que reflejaba el cuarto de mi personalidad.

Para empezar, el color rosa de las paredes, odiaba ese color desde que tuve razón, pero para mi madre era la representación de algo que añoraba o decía no existir en mi...pff, igual algún día los convertiré en azules.

No me podía concentrar y eso me estaba frustrando demasiado, me tire en la cama mirando al techo.

-Que hago, ¡que hago!- dije a voz en grito, tapándome con una almohada la cara.

Me levante y me senté en el borde de la cama hundiendo mi rostro entre las rodillas, luego me volví a poner en pie y revolotee mi largo cabello castaño.

-Tomare una ducha...si, seguro eso me ayudara, y sino, pues...-recorrí con la mirada toda la habitación- arreglare todo, este ...chiquero....

Tome la ducha y me sentí mas relajada, pero aun así, no obtuve mi mentira; me vestí, peine y quede mirando mi blanquecino rostro en el espejo del tocador, no había notado lo cansada que se me notaba hasta ese momento.

-Y si...tan solo me fuera...ya tengo 18 y medio, ademas....-note la inesperada mueca de dolor que se formo en mi rostro- no pasare de este invierno aquí.

Sentí un leve escalofrio en el cuerpo y crei imaginar como seria la vida de mi madre sin mi.

-Ya no tendrá que preocuparse...

Recordé cuando llegue de la mano de Rita a esta casa, tenia apenas 4 años. Ella radiaba de alegría de tener a una nueva hija y Dulce Maria, 8 años mayor que yo, asediaba mi paciencia para alcanzar mis limites; aun no entiendo porque le caí tan mal....

Derrepente me sentí mas aliviada, al parecer mi conciencia, había decidido escapar de su responsabilidad.

-A desayunar!
-Demonios!...- olvide que aun no había probado bocado de no ser por la voz de Dulce llamando a desayunar- Y ahora....- de echo Rita y Dulce no iban a desaprovechar la oportunidad para asediarme con sus preguntas, ademas si no bajaba .., pues de echo me iría peor.

Me arme de valor y decidí bajar a la cocina, mientras podía oír, en el trayecto del camino, las voces de Rita y Dulce, en al parecer, una muy poca fluida conversación.
Al llegar frente a la puerta vaivén de la cocina, ahora cerrada, me quede parada un momento y respire hondo.

-De acuerdo- dije en un susurro- a lo que venga...

Empuje la puerta para entrar en una  amplia e iluminada habitacion que hacia a la vez de comedor y cocina, con paredes color crema, largas vitrinas y modernos electrodomésticos, todos ellos, platinados.
Rita se hallaba frente a una vitrina pasando café y Dulce Maria, hurgando en la refrigeradora; ambas pararon su conversación al verme entrar.

-¿Tomaras café o leche?- Rita rompió el incomodo mutismo en que nos encontrábamos, pero a diferencia de otras veces, ella no me miro al hablar, ni parecía querer hacerlo.

-... Café- respondí mecánicamente y luego el mutismo volvió , yo no sabia si sentarme o continuar de pie en el mismo lugar, hasta que vi que Rita me hacia una señal con la mano para que tomara la taza que había terminado de llenar con café, mientras tomaba ella otra taza de la vitrina para servirse de nuevo.

-Gracias- dije al tiempo en que tomaba la taza y me iba a sentar al comedor ovalado,  en medio de la cocina, que Tom, mi padre, había comprado, cuando de una manera sorprendente logre romper de un puñetazo el anterior comedor en un arranque de furia, fue algo bastante raro..., a mi madre no le gusta hablar de eso, pero Tom, trato de defenderme alegando que ese comedor ya había estado viejo y de seguro apolillado.
A Dulce, ese acontecimiento no le cuadro, y desde entonces me volví en su obsesión, ya que no me deja en paz desde entonces tratando de averiguar que es lo que sucedió, algo que también he tratado de averiguar ya desde hace 3 años, cuando sucedió todo.

Tome asiento y espere a que Rita y Dulce también se sentaran. Mire el reloj de casualidad, eran las 10 am.

-Y bien hermanita, que te cuentas- pregunto Dulce, tomando asiento junto con Rita.

Trate de sonreír o parecer despreocupada.

-Mmm, pues nada..., nada interesante...-tome un sorbo de café.
-¿Estas saliendo con el viajero?- esta vez Dulce me miro con interés y malicia en los ojos, mientras yo casi me atoraba con otro sorbo de café.
-No,es solo un amigo- trague saliva, mientras movía los ojos nerviosamente.
-¿Y a que vino?- Rita hizo su pregunta, pero tampoco me miro al formularla.
-Quería que ...lo acompañara a la biblioteca- pero que estupidez!, desde cuando tu vas a la biblioteca!- es que..., quedo con un amigo de encontrarse allá y .. quería saber como llegar- tome otro sorbo de café tan aprisa que casi me volví a atorar.
-¿Tan temprano?- Rita seguía sin mirarme, y  pues... tampoco la convencí... a quien quería engañar era pésima mintiendo.
-Si, es que... luego de encontrarse...iban a ir a otro lugar, por eso necesitaban verse temprano..
-¿Y como se llama tu "amigo"?- Dulce no iba a perder tiempo y yo me estaba asustando.
-Jared
-Jared...mm, interesante...
-¿Interesante?
-Si, se habla mucho de el sabes...

Tome otro sorbo y acabe el café, no quería estar ahí, solo quería desaparecer.
-Y me diras, ¿que hiciste ayer?- Rita corto el comentario de Dulce, pero...¿porque no me miraba?
-Fui a una fiesta...los invitados llegaron bastante tarde y ...
-¿Y por eso legaste gritando?

¿Gritando?, llegue... ¿gritando?, no recordaba nada de eso...

-Mmm, tal vez.... estaba mariada..
-¿Y por eso gritabas y llorabas de esa forma?- Rita me miro, parecía que iba a llorar, sus ojos estaban llenos de angustia-¡Emma!, creí... creí- no termino su frase, pero sentí mi respiración agitada y me sentí asustada. Trate de recordar, pero tan solo se me venia la imagen de Jared a la mente. 
-Mama, creo que tome demasiado y de seguro...
-Ja!- Rita apoyo los codos en la mesa y se tapo la cara con ambas manos- Si, claro, no recuerdas nada ¿verdad Emma?...y porque tuviste que cerrar la puerta de tu habitación con seguro, ¿acaso querías volverme loca?

Espera, espera, estaba demasiado confundida y no recordaba nada.

-¿No te estarás drogando con tu amigo?- Dulce Maria metió su pico.
-No...- no sabia que responder, me dolía la cabeza y sentía ganas de estrangular a Dulce, mientras trataba de recordar,.. tenia un sabor amargo en la boca y no dejaba de pensar en aquella noche, ¿que sucedió, ¿porque mi madre dice que regrese gritando?, ¿porque no recuerdo nada?, ¿donde estuvo Jared?, la cabeza me explotaba y sentí que mi cuerpo temblaba; la taza que tenia entre las manos exploto en mil pedazos, al igual que las tazas de Rita y Dulce, quienes me miraban horrorizadas mientras yo me levantaba y salia corriendo a casa de Emmet. Tenia que hablar con Jared, ¿que me paso?, ¿por eso Jared me vino a buscar tan temprano?, ¿ quería decirme algo?. Estaba muy confundida y asustada, ahora era yo quien urgía en busca de una respuesta.



Si les gusto, dejen su comentario, solo así seguire con este proyecto.
Gracias por leerlo!

jueves, 9 de diciembre de 2010

INVIERNO

Photobucket
CAPITULO II: VISITAS


Mi habitación estaba echa un lío, aun no la había arreglado a pesar de las insistencias de mi madre, y para mi sorpresa, eso me peso mas que nunca ya que mi ropa limpia estaba en algún lugar junto con la que supuestamente iba a llevar hoy a la lavandería.

Hice tanto ruido al corretear por el piso de parque en busca de ropa limpia que de seguro mi hermana, en su habitación continua a la mía, ya se habría levantado, y eso a mi no me convenía...
Me vestí con lo primero que encontré y convino, unos jeans celestes medios gastados, un polo sin mangas lila, una chaqueta negra y mis acostumbradas zapatillas urbanas.

El peinado y maquillaje fue lo mas simple de hacer para luego respirar hondo, tranquilizarme, abrir la puerta y bajar los escalones lo mas deprisa que mi corazón palpitante me permitiera.

Todo se volvió extrañamente relajante y silencioso en el ultimo escalón, tan solo mi corazón seguía palpitando, ahora ya a mil, y mi respiración parecía haberse agotado en un ultimo aliento.

Cruce la sala y abrí la ultima puerta...el estaba ahí, tan relajado y desgarbado como la ultima vez, con su tez pálida... sus ojos claros y esa sonrisa..que hacia perderme sin esperar un regreso.

-Hola- dije, reuniendo todo el aliento que me quedaba para decir tan solo eso, mientras que sentía como si miles de hormigas (y no mariposas como muchos), caminaran en mi estomago.

-Buenos días Emma...

Me respondió con tan tremenda sonrisa y picardia en los ojos, que creí que me caería de espaldas en cualquier momento; pero como una revelación fugaz reconocí que eso seria lo mas estúpido y vergonzoso que podría pasarme.

-Que...¿que haces aquí?
-Bueno- me tomo de las manos- pensé que.. tal vez te gustaría ir de campamento conmigo...

Había olvidado lo heladas que eran sus manos, pero en contraste con lo fuerte que bombeaba mi corazón la sangre, sus manos parecían ser tan solo... frías.

-¿De campamento?
-Si...
-¿Estas loco?...en serio y ...vienes a mi casa...te dije que no vinieras Jared, mi madre esta furiosa y ...
-¿Esta tu padre?
-¿Que?...no... no, el no esta en casa, salio en un viaje de trabajo, pero...
-Entonces no veo el problema...

Lo mire confusa, ¿acaso no veía el lío en que me metía?, y..porque rayos seguía con esa sonrisa... o es que le gusta verme así.

-No, no creo que sea el momento...
-¿Porque?- me lo dijo como..¿frustrado?, o solo me pareció así...
-¿Porque?, porque... mi madre esta echa un loco con tu presencia y...me pregunto, que hice ayer...
-¿Te pregunto?...pero, que le respondiste.
-Nada..., no supe que decirle...

Jared me miro como mi madre, tratando de entrar en mi mente, pero para suerte mía, el no tenia ese don, así que ese era un punto a mi favor, aunque el lo detestara.

-Bien..., entonces...
-entonces... déjame ver como hago para calmara mi madre y te veré en la tarde ¿si?.

El asintió y sonrió sin ganas, se acerco a mi oído y pude sentir el roce de sus labios mientras decía en un susurro casi eterno...

-Te espero en casa de Emmet,... tu hermana nos vigila...

Cuando se aparto y me dio un beso en la frente, mi respiración se volvió agitada, el volvió a sonreír de forma picara y se volvió para marcharse.

Me quede plantada en la puerta viéndolo irse a pie y luego, sin duda, desaparecer corriendo.

-Tu hermana nos vigila...
Recordé esas palabras y me volví a poner tensa y nerviosa.

-Hermanita!, que madrugadora...buenos días...

Me volví para dar cara a Dulce Maria, mi hermana mayor, mi tormento y dulce amargo, que esperaba sentada en un sillón con aire complacido.

-Buenos días Dulce

Cerré la puerta y me volví rápidamente, rogando poderme escabullir de ella, pero a penas puse un pie en el escalón...

-Espera, espera...., ven siéntate junto a tu hermana,... porque...
-No!..., perdón, Dulce ahora no...

Subí corriendo y fui directo a mi habitación, no quería hablar con nadie, tenia tan solo hasta la tarde para inventarme algo y mentirle a mi madre sobre lo que el día anterior hice hasta tarde, así que tenia que concentrarme,...concentrarme, si quería poder salir de esta casa...y reunirme con Jared...